Diputada catalana: Guaidó es un agente de la CIA estadounidense

Una diputada autonómica catalana asegura que el golpista Guaidó es un agente de la CIA, cultivado para socavar y desestabilizar Venezuela y un día tomar el poder. En un discurso pronunciado en el Congreso español, la diputada regional catalana Ana Surra, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, por sus siglas en catalán), exigió a la derecha de la cámara que explicase cómo apoya a un “autoproclamado presidente” votado por apenas el 0.29 % de la población venezolana, refiriéndose al presidente de la Asamblea Nacional (AN) del país sudamericano, Juan Guaidó.

“En el 2005, fue uno de los cinco líderes estudiantiles que viajaron a Belgrado para comenzar a entrenarse para protestas violentas e insurrecciones. Forma parte del grupo fundado de la Generación 2007, cuyo objetivo era forzar al Gobierno venezolano a actuar con represión para crear un evento internacional. Fue el producto de más de una década de asidua preparación por parte del Gobierno de Estados Unidos, cultivado para socavar y desestabilizar el país y un día tomar el poder”, denunció Surra.

La republicana aseguró que Guaidó tiene antecedentes como agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su acrónimo en inglés) y que sus mentores son del FMI (Fondo Monetario Internacional). También señaló que la supuesta ayuda humanitaria “que nos quieren vender hoy, como nos vendieron las famosas armas de destrucción masiva, no es más que otro pretexto para la escalada ofensiva”.

Desde un principio, los partidos políticos españoles ERC, Bildu y Unidos Podemos se opusieron a que el Congreso reconociera como presidente de Venezuela a Guaidó mostrando su apoyo al legítimo presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro.

Quien más mostró su apoyo al Gobierno de Caracas ayer martes en el Congreso del país europeo fue el diputado Diego Cañamero, que se presentó en la sala con una camiseta donde se podía ver la bandera venezolana y el lema “Yo con Maduro”.

Como se conoce, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó a la AN venezolana, en desacato y sin ningún poder legal, juramentar a uno de sus miembros como presidente interino del país para incentivar la violencia y continuar un asedio inmisericorde al pueblo venezolano.

En la elección presidencial para el periodo 2019-2025, Maduro fue reelegido con 6 190 612 votos (el 67 %), mientras que su principal adversario, el opositor Henri Falcón, consiguió 1 917 036 sufragios, con cientos de observadores internacionales que garantizaron la transparencia.

Aun así, varios países dependientes del Gobierno estadounidense se negaron a asistir, con el objetivo ya planeado de desconocer unos comicios en los que participó cerca del 46 % del potencial electoral, superior al de eventos similares en América Latina.