EEUU: La Agencia de Inteligencia de Defensa advierte que el ejército chino está llegando a un “punto crítico de confianza”

por Gabriel Black

La Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos (DIA, siglas en inglés) publicó un informe este mes, “Poder militar de China 2019”, que detalla la fuerza del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China. El informe, que detalla minuciosamente la ubicación, el tamaño y la sofisticación de los sistemas de armas, guarniciones, centros de comando, fuerza aérea, marina y otras herramientas de guerra de China, tiene como objetivo avivar el temor a la “agresión china” entre el público estadounidense, mientras que también indica a Beijing el nivel de los preparativos estadounidenses para la guerra.

El informe fue publicado solo unos días después de que Patrick Shanahan, el secretario de defensa de Estados Unidos en función luego de la renuncia de James Mattis, usara por completo su primer día para enfatizar la “competencia de Grandes Potencias” con China. “Recuerden: China, China, China”, se informó que le dijo al personal del Pentágono.

Fragata de la Armada Yantai de la 11ª flotilla de escolta naval China. Fuente: Shutterstock

El director de DIA, el teniente general Robert Ashley, enfatizó que “”Poder militar de China 2019” muestra la evolución de China de una fuerza de orientación nacional a una global. Dijo a los reporteros que el EPL estaba cambiando “de ser una fuerza defensiva e inflexible basada en la tierra con responsabilidades de seguridad doméstica y periférica a un brazo de la política extranjera china que es conjunto, altamente ágil, expedicionario y de proyección de poder que participa en la diplomacia militar y las operaciones a través del mundo”.

El informe detalla una gran variedad de formas en que el PLA está aumentando, en la jerga del Pentágono, su capacidad de “proyectar poder”, es decir, tener influencia más allá de sus fronteras nacionales. Esto incluye el desarrollo de bombarderos, misiles de crucero, portaaviones, barcos de hospitales, llamadas a puertos submarinos en puertos extranjeros y más. En particular, el informe llamó la atención sobre los desarrollos técnicos y organizativos del EPL, incluidos los misiles hipersónicos, en los que China supuestamente está por delante de EE UU en materia de municiones guiadas con precisión, sistemas de defensa y tecnología 5G.

Haciendo eco de la política cambiante de los militares de EE UU lejos de la “guerra contra el terror” y hacia China y Rusia, el informe lamentó que China haya aprovechado “un período de oportunidad estratégica” a principios de este siglo, durante los enredos de EE UU en el extranjero, en el cual [China] presumiblemente no estaría involucrado en un conflicto militar importante antes de 2020, dando tiempo para el desarrollo económico y militar”.

Un alto funcionario de defensa, hablando de forma anónima a Reuters, dijo: “A medida que muchas de estas tecnologías maduran, a medida que la reorganización [de China] de sus militares entra en vigencia, a medida que adquieren más competencia con estas capacidades, la preocupación es que llegaremos a un punto donde internamente en su toma de decisiones, decidirán que usar la fuerza militar para el conflicto regional es algo más inminente”.

Con referencia específica a Taiwán, el funcionario de defensa continuó diciendo que “la mayor preocupación es que están llegando a un punto en el que los líderes del EPL pueden decirle al [presidente Xi Jinping] que confían en sus capacidades. Sabemos que en el pasado se han considerado un poder más débil y en desarrollo”. Hace solo unas semanas, el gobierno de Trump aprobó un importante acuerdo de armas para la región de Asia-Pacífico y Taiwán en particular.

Si bien el informe busca reforzar la amenaza de China, también se ve obligado a admitir que el país se encuentra rezagado respecto a los EE UU en lo que respecta a su capacidad de participación militar en el extranjero. El informe señala: “El PLA de hoy aún está lejos de poder desplegar un gran número de fuerzas convencionales a nivel mundial”. Describe el complejo industrial de defensa de China como “una o dos generaciones detrás de sus principales competidores en la industria global de armas”.

Sin embargo, la relación técnica del EPL con los Estados Unidos y otras potencias imperialistas es compleja. El informe señala que “aunque el valor total en dólares del presupuesto de defensa de China se mantiene significativamente por debajo del de los Estados Unidos, China se ha beneficiado de la ‘tardía ventaja’… China ha podido concentrarse en acelerar su modernización militar en una pequeña fracción del original costo”.

Por ejemplo, el informe señala que “China es la principal nación productora de barcos en el mundo”, es “capaz de producir sistemas de armas terrestres [tanques, vehículos blindados] en o cerca de los estándares de clase mundial”, y tiene sistemas de misiles de crucero que son “comparables a los de otros productores internacionales de primer nivel”. Sin embargo, cuando se trata de las partes más avanzadas, como los motores a reacción de alto rendimiento, observa que China “sigue dependiendo de los componentes de origen extranjero”.

En varias partes del informe, los autores señalan que el ejército de China está en desventaja por no haber estado involucrado en conflictos activos durante varias décadas, a diferencia de los Estados Unidos, cuyas fuerzas dominan el mundo. Además, señala que la estructura organizativa del EPL ha tenido que pasar por cambios significativos en las últimas dos décadas a medida que cambia de una organización más “jerárquica”, “llena de corrupción”, a un ejército profesional segmentado con especialización técnica y capacidades de C2 (capacidad de comando y control para monitorear y actuar sobre cosas en tiempo real a través de la recopilación de datos coordinada y servicios de información). China aún tiene que probar esta nueva estructura organizativa en tiempos de guerra.

El informe señala que los elementos de la fuerza nuclear de China tienen “décadas de antigüedad y requieren una observación, mantenimiento o renovación de rutina para mantener la efectividad”. Comenta que mientras las fuerzas de China siguen oficialmente una política de “no ser usadas en primer lugar”, “algunos oficiales del EPL han escrito públicamente sobre la necesidad de explicar las condiciones bajo las cuales China podría necesitar usar las armas nucleares primero; por ejemplo, si el ataque convencional de un enemigo amenazaba la supervivencia de las fuerzas nucleares de China o del propio régimen”.

Tales declaraciones subrayan el carácter imprudente del cerco militar y económico de China en los Estados Unidos. Tanto China como Estados Unidos tienen suficiente potencia nuclear para destruir a la mayoría de la población del otro y prácticamente terminar con la vida en el planeta. Mientras que otros informes sobre China buscan minimizar la amenaza de una catástrofe nuclear, las políticas estadounidenses de confrontación amenazan necesariamente la supervivencia del “propio régimen”.

El “Poder militar de China 2019” es diferente de otros informes militares en que no tiene un componente clasificado y fue creado para el consumo público. En este sentido, el Pentágono publicó el informe con un grotesco video destinado a generar cierto tipo de entusiasmo por las películas de acción o los juegos de video para los preparativos de guerra contra China.

El informe es la continuación de una serie de informes titulados “Poder militar soviético” que fueron los primeros informes no clasificados sobre el ejército soviético, lanzados bajo Reagan en 1981. El Pentágono relanzó la serie en 2016, como parte del mayor enfoque del Pentágono hacia las preparaciones de guerra tanto con China como con Rusia.

(Tomado de WSWS)