Necesitamos unir la lucha de los trabajadores en todo Chile

por Vilma Álvarez

Para nadie es un misterio la enorme crisis por la que atraviesa el sindicalismo chileno, el actual panorama es desolador, tenemos la tasa de sindicalización más baja de la OCDE, las organizaciones sindicales están cada vez más atomizadas. La dirección de la CUT cada día que pasa está más cuestionada, pero a pesar de esto ninguna de las otras “centrales” lanzadas en el último tiempo ha sido capaz de sobrepasar a la CUT.

Las crisis que se arrastra desde hace años, tuvo un punto culminante en el fraude electoral de la Central Unitaria, este sin duda fue uno de los hechos más relevantes de esta crisis, que llevó al posterior congelamiento y desafiliación de importantes gremios como el Colegio de Profesores, la Confusam y otros, a lo anterior debemos agregar la división existente en la ANEF, como quedó demostrado en la última elección que perdió el Partido Comunista y que ganaron los socialistas, algo que por supuesto no terminará con la división al interior de la ANEF o que garantice que la nueva conducción sea necesariamente un paso adelante para los trabajadores fiscales.

Necesitamos una Central Única de Trabajadores

Otro ejemplo de la falta de conducción de la dirección de la CUT, es que la lucha más importante dada por los trabajadores en el último tiempo pasó por fuera de la CUT y la ANEF, como es el caso de la lucha por terminar con las AFP, aunque hay que reconocer que dentro de la Coordinadora NO + AFP, hay dirigentes sindicales; el Movimiento NO + AFP en esencia ha sido un movimiento ciudadano, donde han participado trabajadores, en su calidad de pobladores al margen de sus organizaciones sindicales cuando son parte de alguna.

La dispersión y la división de la organización sindical, fue algo promovido conscientemente desde que se elaboró el Plan Laboral, que a pesar de las supuestas reformas realizadas bajo los gobierno de la Concertación-Nueva Mayoría, en su esencia sigue siendo el mismo que elaboro José Piñera, que en lo sustancial apunta a incentivar la dispersión, promoviendo tener varios sindicatos en una misma empresa e incluso dando la posibilidad para que existan “grupos negociadores” debilitando aún más la capacidad de lucha de los trabajadores. Es fundamental comenzar a dar los pasos en función de tener una sola Central Sindical que ayude a unificar las luchas y que realmente sea representativa de todos los trabajadores.

Negociación Ramal

Sin sindicatos fuertes y la unidad de la clase trabajadora difícilmente veremos en Chile una mejor distribución de la riqueza, que pasa precisamente por mejorar los salarios de los trabajadores y las condiciones de vida.

Necesitamos superar la dispersión. Tenemos que discutir de qué manera podemos lograr la unidad de mayoría de los trabajadores de este país. También debemos tener claro que a los trabajadores no nos sirve negociar solo con nuestra empresa. La negociación por rama o sector de la economía es una forma muy eficiente para superar la atomización y dispersión, hay que tomar el ejemplo de la lucha desplegada por los trabajadores portuarios, que en los hechos han obligado a negociar a todos los empresarios de ese sector.

Debemos exigir poner fin al plan laboral y en las luchas simplemente tenemos que superar esa legislación que está pensada para beneficiar a los empresarios y no a los trabajadores, no tenemos por qué respetar una legislación en la que los trabajadores nunca fuimos tomados en cuenta.

Debemos pensar que tipo de organización sindical o de los trabajadores necesitamos para estos tiempos, tomando en consideración que tenemos un porcentaje importante de trabajadores precarios, sin contrato, por cuenta propia, independientes, necesitamos pensar en organizaciones zonales, comunales, tipo cordones industriales por ejemplo, donde se puedan integrar todos aquellos trabajadores que formalmente no pueden ser parte de una organización sindical.

Movilización histórica de los portuarios en Valparaíso, diciembre 2018

Por supuesto tenemos que entender que la unidad es fundamental, pero también es fundamental que las direcciones sindicales sean plenamente autónomas para representar los intereses de los trabajadores y que no tengan que responder a los partidos o gobiernos de turno, que no necesariamente coinciden con los intereses de los trabajadores.

La autora es Presidenta Sindicato Jumbo Portal La Dehesa; Directora de la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio; militante de Socialismo Revolucionario (CIT).

(Tomado de Werken Rojo)