Bolsonaro venció en las elecciones más manipuladas de la historia reciente de Brasil

de Esquerda Diario //

Con el 99% de las urnas escrutadas, Bolsonaro registró el 55% de los votos, contra el 45% de los votos de Fernando Haddad.

Bolsonaro venció en las elecciones más manipuladas de la historia reciente del país. Con las maniobras judiciales y la tutela de las Fuerzas Armadas, para que las elecciones fueran continuidad y profundización del golpe institucional de 2016, Bolsonaro se benefició de la radicalización del sentimiento antipetista y del derretimiento de la derecha tradicional (especialmente de la catástrofe del PSDB).

Bolsonaro expresó una radicalización del discurso religioso, prometiendo ataques a los derechos democráticos. En su primer discurso tras el resultado de las urnas en la segunda vuelta rezó e hizo varias referencias religiosas, y juró por Dios realizar las reformas contra los trabajadores que el mercado financiero desea. En su discurso tras la primera vuelta dejó asentada una marca de su campaña, una radicalización anti-izquierda que promete arrestar o expulsar a los “rojos” del país.

Él será el octavo presidente brasileño de una transición de renuncia; Abre un nuevo ciclo, no un país. La burguesía intentará alterar la relación de fuerzas entre las clases, firmando el programa esclavista de Bolsonaro en las sienes de los trabajadores y del pueblo pobre. Su programa es de una continuación violenta de las reformas de Temer, sumándose al retiro de derechos con la reforma laboral, atacando a las pensiones y privatizando todas las estatales a favor del imperialismo.

Eso no significa que tendrá terreno libre para ello; Bolsonaro venció las elecciones, pero las masas que hicieron experiencia con los ataques de Temer, y asocian el empeoramiento de sus condiciones de vida al golpe, no aceptarán pacíficamente los ajustes. Es necesario organizarnos para enfrentar la continuidad violenta del golpe.

La ventaja de Bolsonaro cayó durante la semana previa a la segunda vuelta, disminuyendo su margen de victoria. Si es verdad que la situación política gira más a la derecha con una figura reaccionaria que será la continuidad violenta de los ataques de Temer, también es cierto que esa declinación en la recta final indica que la lucha de clases se hará presente ya en los primeros momentos de su mandato.

Las bolsas de valores respondieron al alza con el triunfo de Bolsonaro. Los aplausos del banco estadounidense Goldman Sachs revelan que los jefes del capital financiero mundial, dueños de la deuda pública brasileña que roba 1 billón de Reales del país al año. El capital extranjero, en primer lugar el norteamericano, esperan sobreexplotar a la clase obrera, arrancar las riquezas nacionales y sus principales empresas, como Petrobras, Banco do Brasil, Caixa Econômica y Correos.

El equipo de banqueros y empresarios millonarios que formará parte del gabinete de Bolsonaro tendrá una función especial: extrangular cada punto de los derechos laborales, acabar con la CLT, esclavizar a la población a través de la generalización de la tercerización del trabajo, en especial la población negra e indígena, que Bolsonaro y Hamilton Mourão odian. Jorge Paulo Lemann, el hombre más rico de Brasil, dueño de Ambev; Alexandre Bettamio, presidente ejecutivo para América Latina del Bank of America; Juan Cox, presidente del consejo de administración de TIM; y Sergio Eraldo de Salles Pinto, de Bozanno. Inversiones: estos son algunos de los capitalistas que junto a latifundistas y financistas buscarán hacer que los trabajadores paguen por la crisis.

A pesar de haber declarado a la televisión que si fuera elegido presidente cerraría el Congreso, apoyando la dictadura militar y la tortura, en un odio repulsivo a las mujeres, a los negros, a los indígenas, a la comunidad LGBT, ahora Bolsonaro esconde esa cara y posa de” democrático “(En una elección abiertamente manipulada). Pero no podemos engañarnos. Su vice Mourão no miente cuando dice que quiere acabar con el 13º salario. Bolsonaro no miente cuando dice que quiere acabar con todas las empresas estatales y flexibilizar todos los derechos laborales mucho más de lo que Temer ya ha hecho.

Sin duda los trabajadores no tienen ningún interés en el programa económico ultraneoliberal de Bolsonaro y Paulo Guedes, que ya prometieron privatizar la empresa de Correos, atacar los salarios, cortar el “costo laboral” para que los empresarios dimitan y exploten a su gusto a los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Límites para el programa ultraneoliberal de Bolsonaro

La investigación DataPoder360 en los días 17 y 18 de octubre de 2018 indica que sólo el 37% de los electores de Bolsonaro creen que “el gobierno debe vender todas o partes” de las empresas estatales. Para el 44% de los bolsonaristas, es mejor mantener todo bajo control del Estado. Sólo el 30% de los electores de Bolsonaro están a favor de que el gobierno venda a Petrobras. Otros 60% dicen que Petrobras debe continuar bajo el control del gobierno.

En una encuesta de principios de 2018, un aplastante 86% de la población era contraria a la reforma previsional, que Bolsonaro y su vice, Hamilton Mourão, dicen ser “prioridad número 1”.

No hay duda de que Bolsonaro tendrá innumerables contradicciones para gobernar, y eso será una oportunidad para que las luchas de los trabajadores emerjan y se enfrenten con los capitalistas y la derecha. El reaccionario ex capitán, incluso haciendo todas las alianzas fisiológicas que ya ha decorado con los partidos más corruptos del país, como el DEM de Rodrigo Maia, paladín de la reforma de la previsión:

1) En la semana anterior a la segunda vuelta Bolsonaro vio su ventaja decrecer, y su rechazo aumentar, después de sus declaraciones fascistas contra los “rojos”, y las amenazas de su hijo sobre el cierre del STF. Saliendo con una ventaja de sólo XXX, tendrá más dificultad en aplicar los ajustes que desea. 2) Tendrá que lidiar con la caída por tierra de toda su demagogia “antisistema” y “anticorrupción” en la medida en que tenga que componer una base parlamentaria con la banda de mafiosos que sostuvo el gobierno Temer, y establecer con el Congreso el mostrador de negocios que tanto criticó al PT. 3) Una parte importante de su mayoría electoral no es consciente de que su gobierno será mucho peor que el de Temer en términos de ataques, destrucción de derechos, y empeoramiento de las condiciones de vida. La contradicción que tiende a agudizarse aún más con la escalada de demagogia que está haciendo en la segunda vuelta, para contener a los electores lulistas que ganó en la primero, diciendo que va a dar el décimo tercer salario a la Bolsa Familia, y que no va a aumentar los impuestos a los más pobres. 4) Las idas y venidas de Bolsonaro, desde decir que va a privatizar todas las empresas públicas, a reconocer que mantendría sus “núcleos estratégicos”, son una anticipación de los conflictos que existirán en el programa ultraliberal de Paulo Guedes y los intereses estratégicos de sectores militares y de la burguesía brasileña.

No es posible combatir a su gobierno, que representa a los “dueños del país” y la sumisión al imperialismo extranjero, sin una enorme fuerza organizada, en cada lugar de trabajo y estudio, con un programa anticapitalista y socialista que tenga influencia sobre los sectores de masas que vinieron enfrentando a Bolsonaro en los últimos meses.

Para enfrentar esta dinámica sabemos que el PT es completamente impotente. Después de gobernar por años con los capitalistas, asimilando sus métodos de corrupción y jactándose de garantizarles ganancias inauditas, quiso mostrar que aún podía servirles comenzando el segundo mandato de Rousseff con la aplicación de los ajustes contra la clase obrera, y con esto terminó de desmoralizar su propia base social, abriendo camino al golpe que colocó a Temer en el gobierno para avanzar más rápidamente con los ataques. Su estrategia puramente electoral, de contención de la lucha de clases, para canalizar el descontento hacia el terreno de los votos, terminó siendo incapaz de ofrecer cualquier resistencia seria al golpe institucional. Una vez en la oposición, su política de responder al odio destilado por la Lava Jato y la Red Globo con ilusiones en el Poder Judicial y en las elecciones terminó siendo completamente impotente para frenar el avance de la extrema derecha.

Para combatir seriamente el avance del golpismo y de la extrema derecha, necesitamos exigir a los sindicatos, a las centrales sindicales, entidades estudiantes y populares que impulsen comités de base para organizar la resistencia y preparar una gran paralización nacional combinada con movilizaciones callejeras en todo el país. En estos comités y en esta organización de la clase trabajadora y de la juventud necesitamos luchar para derribar todas las reformas reaccionarias del gobierno Temer y crear un gran movimiento por el no pago de la deuda pública, para que haya recursos para las obras públicas, la salud y la educación.

Sólo podremos combatir seriamente a Bolsonaro con un programa que responda de forma radical a las verdaderas angustias de la mayoría explotada y oprimida del país. La única respuesta radical y realista, es la que defienda la movilización de los sindicatos y movimientos sociales para hacer retroceder el avance autoritario e imponer que los capitalistas paguen por la crisis. El MRT y la Izquierda Diario combatieron de forma independiente al PT cada paso del golpismo, ponemos toda su energía a ese combate contra Bolsonaro, la extrema derecha, el golpismo y las reformas.

(Tomado de Izquierda Diario)