Valparaíso: ¿Parque del Mar o puerto pivote del Pacífico Sur?

por Ibán de Rementería

Con la entronización del Presidente Piñera al proyecto Parque del Mar de Iván Poduje (Proyecto Nuevo Barrio Costero Barón, Atisba Estudios y Proyectos Urbano, marzo 2018) para el destino de las 14 hectáreas del paño Barón, donde definió que “vamos a generar una suerte de asociación público privada para poder delegar en organizaciones, a veces de vecinos, a veces sin fines de lucro o a veces con fines de lucro”, lo que queda claro es que se trata del mismo “Mall Barón”. Más chatito nomás, aunque incluye un par de edificios en altura, ya que según el proyecto de Atisba en referencia, se proponen 110.000 metros cuadrados de hoteles, oficinas, teatros, cines, restoranes, cafés, comercios y la nueva sede del Gobierno Regional.

Según Atisba “esto supone una inversión total aproximada de USD 279,2 millones, de los cuales USD 213 millones serían privados y USD 65 millones públicos, básicamente para construir los espacios públicos, parques, muelles y marinas”.

Para agilizar esta operación, al terminar el 2021, según el Presidente Piñera los recursos públicos serán aportados directamente por la Presidencia de la República y no por el Ministerio de Hacienda. Además, la propiedad de las 14 hectáreas pasarán de la Empresa Portuaria de Valparaíso al Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Ante esto el Alcalde Sharp expresó su esperanza en que “esto se concrete, que no simplemente quede en el anuncio”.

La declaración Presidencial que decreta el definitivo apocamiento portuario de Valparaíso, trajo al menos la reacción de los trabajadores del puerto: la Confederación de Trabajadores Portuarios de Chile (COTRAPORCHI) y del Sindicato Interempresas Nacional de Trabajadores de Agencias de Aduana de Chile, quienes criticaron duramente la propuesta, porque el Parque Barón o Parque del Mar desconocía el uso marítimo portuario de ese tradicional espacio portuario de Valparaíso. Sergio Baeza de Cotraporchi manifestó “Hoy nos arrancan nuestra identidad, fue un anuncio y lo tomaremos como un gran desafío en unir nuevamente a los porteños para luchar por nuestro puerto”. Agregaríamos, por volver a ser el puerto pivote entre el Pacífico y el Atlántico sur.

Los trabajadores portuarios plantearon una vez más el problema de los aforos en los almacenes extra portuarios, en la Zona de Extensión de Apoyo Logístico (ZEAL), Camino La Pólvora Km. 12,7, Valparaíso, donde la presentación de un contenedor para aforo cuesta US$ 400 (TEXVAL), algo así cuatro veces la cruzada del mismo por el Canal de Panamá.

 Bien reconoce Raúl Celis, Presidente de la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), que “el sector de Barón hoy en día prácticamente no acopia contenedores”. Así, durante 15 años, las 14 hectáreas de Barón ni siquiera se utilizaron para almacenar los contenedores y hacer allí los aforos. No, se los llevaron a la “punta del cerro” y dejaron a los portuarios sin pega. Este negocio extra portuario parece ser la “madre del cordero” porteño. Además, claro está, de las apetencias inmobiliarias de las grandes y las inmobiliarias “artesas”.

Luego de la arremetida de los trabajadores portuarios en contra de la negación de esa, la única zona de respaldo que le queda a la ciudad puerto, el alcalde Sharp afirma que “la ciudad de Valparaíso fue, es y será portuaria”.

Con esto el alcalde parece haberse percatado que, el aparecer como coautor del apocamiento portuario de Valparaíso, le pone presente no olvidar que hoy el principal problema político es la credibilidad.