Andrés Pascal: “Mauricio Rojas nunca militó en el MIR”

-¿Qué le pareció el nombramiento de Mauricio Rojas como ministro de Cultura?

Me sorprende que el Presidente Piñera lo haya nombrado ministro, porque creo que es tan desatinado este señor Rojas que le provocará un flaco favor a su gobierno. En pocas horas se ha ido creando un ambiente de malestar en los sectores intelectuales, artísticos, de los Derechos Humanos y en general, los que sufrieron la dictadura están furiosos. Con sus declaraciones y su trayectoria, él ha generado una indignación muy extendida que seguro en los próximos días va a crecer aún más.

-En su curriculum Mauricio Rojas destaca varios aspectos que lo llevaron a ser asesor presidencial, pero sin duda, el más polémico se vincula con su pasado político. Se califica de converso porque hoy es un hombre de derecha cuando antes habría militado en el MIR ¿Es cierta su militancia?, ¿Tuvo usted algún contacto con Rojas?

Al señor Mauricio Rojas yo no lo conozco. Nunca tuve contacto con él y recién supe de su existencia hace muy poco por medio de algunos compañeros de Suecia que me contaron. Lo que he recogido de información es que él nunca militó en el MIR. Su madre quien se llamaba Juana Mullor era una profesora socialista y según me indican, el padre no figura mucho en su vida y al parecer porque estaban separados. Apunto estos datos porque es posible que de niño haya tenido por influencia de la madre algunas expresiones de simpatía hacia la izquierda en general, pero en el MIR él nunca militó.

-Con el revuelo causado por la biografía política que divulgó Rojas ¿Qué supo de su pasado político?

Lo que pude averiguar es que estuvo vinculado a un pequeño grupo trotskista durante la Unidad Popular y eso es lo que me han contado, pero no lo puedo confirmar. Lo que sí supe es que en el año 1971, él se fue a Europa a pasear donde estuvo deambulando por un año en distintos países, lo cual te indica algo porque en ese momento ningún militante del MIR, en pleno período de la UP, iba a pasear fuera del país cuando todos tenían un activo compromiso con el proceso de cambio revolucionario que se estaba llevando a cabo en el país.

Él estudió en la Escuela de Derecho donde alcanzó a cursar un año o algo así después que volvió de Europa. Y he consultado con militantes del MIR que estuvieron en esa época en la Escuela de Derecho y todos me confirman que no fue militante nuestro.

En 1974 su madre fue detenida porque escondió en su casa a un profesor socialista. Ella fue detenida y llevada a Villa Grimaldi donde fue intensamente torturada. Posteriormente, ella salió a Suecia. A raíz de la salida de Chile de su madre, Rojas también viajó a Suecia después, pero no era un perseguido por la dictadura ni asilado político.

-Se sabe que Rojas estuvo en Suecia en calidad de exiliado. ¿Qué antecedentes pudo averiguar de su vida en Europa?

En Suecia y en su primer periodo, Rojas al igual que toda la gente chilena que había llegado hasta allá, apoyaba las actividades anti dictatoriales de los distintos partidos. Allá estudia en la universidad y en ese proceso es donde hace su conversión al anticomunismo, y ahí participa en un centro de estudios financiado por la colonia judía sueca, que es muy de derecha y reaccionaria. Organización que se conoce como Partido Liberal, que no tiene nada de liberal salvo en economía y al contrario en política es un partido de extrema derecha fascistoide. Es a ese sector al que se incorpora Rojas y es así como va escalando y lo ponen en una lista parlamentaria para rellenar por su origen migrante para dar una imagen de tolerancia y sale electo en un período breve como diputado. En esa función se caracterizó por su posición extrema contra la migración, curiosamente, siendo un migrante, lo que provocó mucha molestia entre los exiliados.

-¿Qué pasó con Mauricio Rojas y su madre tras el cambio de sus concepciones políticas?

Todo este viraje hacia la derecha causó mucha molestia en su madre la que no volvió a hablar con él y cortó toda relación por su postura fascistoide. Ella que había sido torturada, que provenía de una familia de izquierda y era una reconocida allendista no toleró este cambio. La señora Juana Mullor murió en Suecia. Lo que tengo entendido, por una versión de una compañera nuestra que conoce a su familia, es que los familiares de doña Juana no reciben a Mauricio Rojas en la familia y hay una ruptura absoluta, porque es una familia de izquierda que estuvo en contra de la dictadura con varios de ellos exiliados y perseguidos.

-Si el MIR fue una organización clandestina dentro y fuera de Chile ¿cómo se levantan los datos para confirmar o descartar la versión del ministro Rojas?

El MIR nunca tuvo un listado de militantes ni fichas de sus integrantes, porque era obvio no podía ser por la situación represiva que se vivía y la militancia en la clandestinidad. Incluso durante la UP con el peligro de lo que se venía y que lamentable pasó, por eso la única forma de reconstituir la información es seguir con precisión los datos biográficos del personaje y averiguar con los compañeros que militaron en los lugares que él estuvo, si lo conocieron o qué supieron de él y reconstruir su real historia, lo que en el caso de Mauricio Rojas lleva a confirmar que esto de su militancia en el MIR es un mito.

Foto: Agencia Uno

-¿Por qué entonces el ministro Rojas afirma que militó en el MIR en Suecia? ¿Cuál sería su objetivo?

Es una desfachatez que diga que fue mirista y es un oportunismo mayor, que sólo se entiende que haya elegido al MIR en su versión porque fue una organización de las más combativas y donde existe una imagen real que dice que los miristas se la jugaron, que fueron consecuentes en la lucha contra la dictadura, entonces, hay una visión en general positiva incluso en gente que estuvo en contra, o de personas de izquierda o que no son de izquierda que respeta al MIR. Quizás haya querido aprovecharse de esa imagen en su proceso de reconversión hacia la extrema derecha.

-En distintas redes de miristas existe indignación por las afirmaciones que Mauricio Rojas hace de su pasado militante ¿A usted como ex Secretario General del MIR qué le provocan?

Nos provoca una molestia muy grande, porque en definitiva lo entendemos como una falta de respeto que un personaje como este pretenda decirse militante del MIR frente al ejemplo de todos nuestros compañeros, empezando por Miguel Enríquez, Bautista van Schouwen  y por todas nuestras compañeras y compañeros que murieron en la lucha contra la dictadura. Nosotros tenemos cientos de militantes desaparecidos, asesinados y torturados, entonces, no es aceptable que un traidor, sobre todo con la historia de su madre, pretenda decir que fue militante del MIR.

-El ministro que calificó al Museo de la Memoria como un montaje. Dichos que causaron rechazo y molestia en el mundo de los Derechos Humanos y hasta un llamado del poeta Raúl Zurita para que ningún artista se reúna en actividades con Rojas.

Las declaraciones del ministro son desafortunadas y descaradas. Reflejan también lo que otras expresiones de extrema derecha y del partido militar, que tratan de boicotear los sitios de memoria en todo Chile. Rojas ha creado un malestar enorme en todas las organizaciones de Derechos Humanos, en los familiares de los Desaparecidos y los Ejecutados, los Presos Políticos que de seguro en los próximos días provocará movilizaciones intensas contra este señor exigiendo su renuncia. Un malestar que también ha creado en la intelectualidad chilena, que en su mayor parte estuvo contra la dictadura, y que se expresa a través de Raúl Zurita en su llamado a los artistas a no reunirse con el ministro y no me cabe duda, que esta acción será apoyada por otros premios nacionales y otros artistas. La declaración de Rojas es una tontera que pretende ocultar lo que el Museo de la Memoria debe mostrar a toda la sociedad.

-Antes fue Roberto Ampuero que renegó de su pasado PC y hoy es ministro de Relaciones Exteriores, hoy es Mauricio Rojas que se dice que fue del MIR y es el titular de Cultura ¿Qué cree usted que buscan estos autocalificados conversos?

No sé porque eligió al MIR para su versión y no sé cómo lo explica o lo justifica. Entiendo que tienen un libro de conversos junto a Roberto Ampuero, como se llaman ellos y que yo los llamo traidores a la lucha de su pueblo, en el que supuestamente tratan de explicar estos procesos de cambio capitalista y compromiso con la clase dominante. Me imagino que él ha usado su origen de izquierda como un aspiracionismo, como una forma de ascenso social para acercarse a sectores de poder, a empresarios, a dirigentes de derecha, etcétera. Para mí es una persona sin ningún escrúpulo que busca ascender en la vida y tener vínculos con la élite de la cual él no forma parte.

-El 15 de agosto se cumple un nuevo aniversario de la fundación del MIR en 1965 y hoy se pone en la palestra porque el ministro Rojas lo usa en su biografía ¿No le resulta una paradoja?

Más allá de las derrotas que sufrió el MIR, que nunca pudo concretar sus objetivos en su lucha contra la dictadura que eran alcanzar una democracia revolucionaria, popular y directa, creo que persiste con mucha fuerza una imagen en la juventud más consciente políticamente donde el MIR constituye un referente importante. Se destaca su compromiso, por su política donde su gente se entregaba por entero en la lucha de su pueblo incluso con la vida, cuestión que es muy distinta a una política tan desprestigiada como la que existe hoy, tan separada del sentir popular en que imperan los intereses personales, el clientelismo. Existe corrupción y desprestigio de las instituciones políticas, las Fuerzas Armadas, Carabineros, la Iglesia católica que se están cayendo a pedazos. Yo creo que ese contraste con la realidad presente hace que el MIR constituya un referente en la juventud. A modo de ejemplo, yo lo veo entre los estudiantes donde no hay un mes donde no exista un llamado a la Fundación Miguel Enríquez o a mí de estudiantes de Sociología, Ciencias Políticas, Historia y Periodismo, que están haciendo sus tesis de grado sobre temas vinculados con el MIR. Sin ninguna pretensión, el MIR debe ser de las organizaciones políticas de las que más libros se han publicado en el último tiempo.

 

(tomado de El Desconcierto)