Pinochet vendió cocaína a Europa y Estados Unidos

por Jonathan Franklin //

 

La fortuna de Augusto Pinochet, de 26 millones de dólares, se acumuló a través de las ventas de cocaína a Europa y los EE. UU., Alegó el ex asistente de inteligencia del general.

En un testimonio enviado al juez chileno Claudio Pavez, Manuel Contreras alega que Pinochet y su hijo Marco Antonio organizaron una red masiva de producción y distribución, vendiendo cocaína a Europa y Estados Unidos a mediados de la década de 1980.

Según Contreras, que una vez fue el aliado de Pinochet y ahora un enemigo enconado, Pinochet ordenó al ejército construir un laboratorio clandestino de cocaína en Talagante, un pueblo rural a 24 millas de Santiago. Allí hizo que los químicos mezclaran cocaína con otros químicos para producir lo que Contreras describió como una “cocaína negra” capaz de pasar de contrabando a los agentes de drogas en los EE. UU. Y Europa.

Pinochet negó los cargos. Su hijo también negó los cargos y dijo que demandaría al ex jefe de inteligencia a quien llamó “un mentiroso” y “un monstruo”.

Los detalles del testimonio de Contreras fueron publicados primero en el periódico chileno La Nación. La fortuna de Pinochet, que se acumuló durante la dictadura de 1973-1990, ahora se estima en unos 26 millones de dólares y está siendo investigada en Chile, Estados Unidos y Europa.

La mente maestra detrás de la operación de cocaína, alega Contreras, fue Eugenio Berríos, un químico renegado que fue utilizado repetidamente por la fuerza secreta de policía de Pinochet, DINA, para realizar experimentos de laboratorio clandestinos. Testimonios anteriores y documentos muestran que Berríos y el laboratorio probaron el ántrax y el botulismo y pudieron producir el mortífero gas sarín.

Las armas biológicas estaban destinadas a ser utilizadas contra los enemigos personales de Pinochet y en forma masiva contra las tropas enemigas en caso de una invasión por parte de Argentina. La operación de drogas, dice Contreras, fue diseñada para recaudar dinero para el dictador.

Contreras está cumpliendo dos penas de cárcel por violaciones a los derechos humanos. Como ex director de la DINA, Contreras es acusado de dirigir operaciones de escuadrones de la muerte que llevaron a los asesinatos de aproximadamente 3.000 chilenos a mediados de los años setenta.

Los detalles de la operación de cocaína surgieron como parte de una investigación sobre el asesinato del coronel Gerardo Huber, un importante operativo de inteligencia y amigo cercano de Contreras.

Huber fue encontrado asesinado en medio de una investigación que implicaba al ejército chileno en romper un embargo de armas de la ONU y enviar armas a Croacia en 1991. Huber, que tenía un amplio conocimiento de primera mano de los tratos y se esperaba que testificara ante jueces chilenos, secuestrado y su cuerpo tirado en un área remota.

Con la creciente evidencia de que Pinochet planeó personalmente la ejecución de Huber en 1992, ex aliados como Contreras se han vuelto contra Pinochet y ahora alegan una deslumbrante lista de crímenes y encubrimientos.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, pidió a los tribunales que realicen más investigaciones.

Si bien las acusaciones de venta de cocaína son nuevas, el supuesto uso de armas clandestinas se ha investigado intensamente durante dos años en Chile. Investigadores en Chile e Inglaterra continúan analizando el papel de British Aerospace (ahora BAE Systems) en una serie de pagos a asesores de Pinochet. Si esas tarifas eran honorarios de consultores o sobornos aún está bajo investigación.

Además de la investigación por fraude fiscal y falsificación de documentos (pasaportes), Pinochet también enfrenta una investigación por su papel en “Operación Colombo”, una masacre organizada de docenas de opositores al régimen llevada a cabo por la DINA en 1974 y 1975.

 

(Tomado de the guardian)