¿Que no habría más marchas?: enfrentar a Piñera unidos y movilizados

por Ibán de Rementería y Gustavo Burgos //

El piñerismo apostaba a consumar una derrota sobre el movimiento de masas. El esperpento que tiene por Ministro de Educación, vaticinó que había pasado el tiempo de las marchas y decenas de miles salieron contundentemente en todo el país a rechazar el lucro señalando un camino para enfrentar al gobierno del gran empresariado.

A algunos podrá sorprenderle. El Gobierno pauteó al conjunto de la oposición arrastrándalos a las comisiones que sustentarían acuerdos nacionales. Mansamente, lo que queda de la Nueva Mayoría y los principales dirigentes del Frente Amplio –con Boric a la cabeza- se integraron a ésta con la poco auspiciosa excusa –del tipo Teletón- de que “los niños están primero”.

Pero Piñera no sólo formó estas comisiones, que como hoy quedó de manifiesto en la Cámara de Diputados sólo sirven para fracturar a la oposición al retirarse el proyecto de ley que indemniza a los ex presos políticos, también ha marcado la pauta de lo que se debe discutir. Las llamadas “cuestiones éticas” eutanasia, pena de muerte, aborto, identidad de género, todas cuestiones relevantes, han sido esgrimidas sin embargo con el poco disimulado intento de cohesionar a la Derecha y de avanzar en el campo de la oposición. Aunque a nadie interese qué piensa la DC –su irrelevancia es solemne- es claro que estas cuestiones abren una brecha que, sumado a la parálisis opositora, permiten a este gobierno de minorías imponerse como mayoría nacional.

Como lo demuestra la foto que ilustra esta columna,  las tercas leyes de la historia han vuelto a expresarse como abierta lucha de clases. Contra el indolente silencio de las élites y bancadas parlamentarias el día de hoy  -jueves 19 de abril-  la Gran Movilización Nacional por la Educación Universal, Gratuita y de Calidad ha salido a expresarse con inequívoca voluntad de lucha. Debemos tener presente que solamente con el  8,33% de las “regalías graciosas” que las compañías privadas del cobre se llevan del país -unos mil millones de dólares- se podría financiar el 100% de los estudiantes de educación superior. Hoy solo se financia el 50%, y el 100% de los estudiantes de la enseñanza técnico profesional, hoy se financia el 70% con recursos públicos.

“Regalías graciosas” llama la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile a los 12.000 millones de dólares que se llevan las compañías privadas del cobre como sobre ganancia, es decir, más allá de sus utilidades, impuestos, costos financieros de riesgos. Esos  US$ 12.000 millones anuales es igual a la cuanta parte del presupuesto nacional y a algo así como el 5% del PIB.

La recuperación de las rentas y utilidades sobre los recursos naturales, las obras públicas y los servicios públicos, que constitucionalmente y por derecho consuetudinario pertenecen a la nación y son administrados por el Estado, no tan solo permitirían financiar una educación universal gratuita de y calidad sino que también, una salud y seguridad social digna y decente para todos.

Redoblar los esfuerzos en la unificación de todas las luchas en curso, reconstruir las organizaciones de trabajadores recuperándolas para la movilización e imponer el debate de las reivindicaciones de salud, vivienda y educación, la nacionalización de los recursos naturales (gran minería del cobre, recursos pesqueros, agua, etc) y en el centro la reivinicación de No+AFP por un sistema jubilatorio solidario y de reparto, son las tareas y el espacio en que ha de desarrollarse la izquierda, no en Comisiones ni en las cocinas y pasillos del Parlamento.

Todo con los trabajdores y estudiantes: NADA CON PIÑERA. Adelante, compañeros!!!