Brasil: solamente la clase obrera puede decidir sobre el futuro de Lula

La decisión en el Supremo Tribunal Federal (STF) contra el habeas corpus de Lula fue precedida de una concentrada y gigantesca campaña orquestada por los medios de comunicación monopolistas. La duda sobre la posibilidad del STF no autorizar la detención del ex presidente justificó las numerosas manifestaciones a favor de la entrega del destino final de Lula al verdugo Sérgio Moro.

El aplazamiento de la decisión el 22 de marzo al 4 de abril desencadenó una virulenta ola de acusación al STF por supuestamente haber arrodillado ante Lula.No se puede desvincular ese antecedente del resultado que autorizó su arresto. La movilización de la clase media dio el contenido social a la decisión política del STF. El país asistió a la réplica de las acciones que estuvieron en la base del impeachment de Rousseff. Después de derribado el gobierno petista e instituido la dictadura civil de Temer, la crisis política permaneció bajo nuevas condiciones.

El presidente usurpador tuvo dos acusaciones de corrupción, que fueron expulsadas por la Cámara de Diputados. Otros aseclos del MDB asistieron en la lista de Janot. El delincuente Aécio Neves cayó en desgracia, flagrado pidiendo dinero a JBS. No hubo, sin embargo, protestas de la clase media contra la corrupción del MDB, PSDB y otros partidos.Organizaciones, como MBL, ven a la calle, etc., se quedaron calladas. Los derechistas, golpistas, hicieron justicia al dinero que reciben de empresarios. Su silencio ante el proceso de la Lava Jato contra Michel Temer sirvió a la estabilización política de la dictadura civil. Ante la decisión sobre la prisión de Lula, los sirvientes de la burguesía vuelven a campo, instigando el odio de la clase media al PT. Odio ese manipulado por los medios de comunicación, teniendo al frente la Rede Globo, a Bandeirantes y los diarios el “Estadão” y la Folha de S. Paulo. Asistimos a las mismas escenas del nacionalismo derechista, profundamente artificial, que se reflejaron en el movimiento por el impeachment. Los manifestantes de la clase media se vistieron de verde y amarillo y agitaron las banderolas de Brasil, sin darse cuenta de que seguían los intereses extranjeros del imperialismo.

El capital financiero fue el principal destacamento de la burguesía a conducir el golpe de Estado, que derribó a Rousseff. La Lava Jato sirvió de instrumento de ese objetivo. La bandera de prisión a Lula es tan sólo la consecuencia del proceso que casó millones de votos de aquellos que eligieron a Dilma Rousseff e impusieron al país un gobierno usurpador. La clase media, por ser una clase intermedia entre el proletariado y la burguesía, por regla general, sirve a la política conservadora, reaccionaria y pro-imperialista. Es bueno recordar que esa clase fue arrastrada por el golpe militar de 1964. Ciertamente, las capas de clase media que más se empeñaron por el impeachment y ahora por la prisión y casación de los derechos políticos de Lula son las más ricas, más acomodadas, ideológicamente, más comprometidas con el autoritarismo. En el caso de Lamar Jato contra el PT, de la condena de Lula por el juez Sérgio Moro, de la elevación de la pena por el TRF-4 y, finalmente, de la decisión del STF el 4 de abril, concluido en la madrugada del lunes, día siguiente. En el caso de los monopolios de los medios de comunicación, las organizaciones representativas de industriales, agroindustriales, granjeros, las Fuerzas Armadas y las corporaciones de la burocracia estatal (asociaciones de fiscales, jueces, policía federal, etc.). Es imprescindible que se diga que sobre el STF pasó la declaración del general Eduardo Villas Bôas, seguido de otros oficiales.

El juicio del habeas corpus mostró cuánto el STF expresa el ordenamiento jurídico constituido por la burguesía oligárquica. El hecho concreto es que Lula fue condenado en primera instancia sin pruebas y confirmado por la segunda instancia sin que presentaran las pruebas materiales. Las acusaciones contra Temer y Aécio Neves están materialmente comprobadas. La presidenta del STF, Carmen Lúcia, que desató la votación en favor de la prisión de Lula, liberó y protegió al canal del PSDB, Aécio Neves. No cabe duda de que el país está ante un juicio político.Todos los largos discursos de los ministros del STF sobre el principio de la “presunción de inocencia” y del fundamento constitucional del “tránsito en juzgado” se deshacen ante un presidente de la República impuesto al país por medio de un golpe, acusado sin atenuantes de servir a los ” los intereses de empresarios a cambio de financiamiento de campaña y enriquecimiento propio, absuelto por la Cámara de Diputados, y ante el senador Aécio Neves, que continúa con sus derechos políticos intactos.

Es en esa entraña purulenta que el PT, importantes dirigentes y Lula han recibido un trato diferenciado, selectivo y discrecional por la justicia y el sistema político burgués. Es en ese preciso sentido que los explotados deben rechazar la condena, la prisión y la pérdida de derechos políticos de Lula, así como de sus demás dirigentes.

Estamos ante un método particular de la política burguesa que es el uso de la policía, del poder judicial y de la fiscalía para impedir que Lula se presente.Después del golpe de Estado, es inconcebible para la burguesía que el PT pueda recuperar el terreno electoral y amenazar a los viejos partidos burgueses que derribaron a Rousseff. Para el golpe triunfar en toda la línea, es imperativo que Lula no vuelva a la presidencia por medio de elecciones. Hay un vínculo claro e incontestable entre el objetivo de desmontar al PT, de reducir al máximo su capacidad electoral y convertirlo en un enano de la política burguesa.

Los explotados están obligados a combatir los métodos y las acciones antidemocráticas y autoritarias, con los cuales el aparato del Estado, los partidos del orden y la burguesía buscan liquidar el reformismo petista.

El Partido Obrero Revolucionario (POR), enemigo de clase de la política del PT, que en su esencia, es burguesa, definió desde el principio que sólo la clase obrera, por medio de un Tribunal Popular, puede investigar, juzgar y condenar a Lula. Por eso se trata de investigar, juzgar, castigar y combatir revolucionariamente los crímenes de la burguesía. La justicia es de clase. Por más que su ordenamiento siga preceptos del llamado “Estado de Derecho”, sigue siendo de clase, en otras palabras, sirviendo a los intereses de la burguesía en contraposición a los intereses de la mayoría oprimida.

La democracia burguesa, en Brasil, no tuvo como históricamente erradicar sus raíces oligárquicas. De modo que el ordenamiento jurídico refleja esa base económica y social del capitalismo. En su origen y desarrollo, el PT creyó  posible democratizar el Estado, por lo tanto, desoliqarquizar su democracia. Una vez en el poder, se vio soldado a la vieja política de las alianzas oligárquicas, que inevitablemente se asienta en las relaciones promiscuas entre el poder económico y el poder político. La variante reformista de la política burguesa ha estado en el fracaso en el pasado y ahora simplemente comprueba la premisa marxista de que el capitalismo en la época de descomposición no comporta reformas progresivas nacionales y populares. En el caso de que el PT no tuvo como deshacerse del golpe de Estado, que marca la historia política de Brasil, ya que se vio impotente ante la crisis económica y las exigencias del gran capital. El objetivo del sector más poderoso de la burguesía de restablecer el viejo orden partidista implica disminuir al máximo posible la capacidad del reformismo de apoyarse en las masas para dirigir al Estado burgués. Este es el sentido más profundo del golpe de Estado, de la implantación de la dictadura civil y del desbaratamiento del PT.

El POR no comparte la ilusión de que se restablecer la democracia por medio de nuevas elecciones, que nunca fueron libres, incluso aquellas con las que el PT pudo llegar al poder, ni lo serán. El golpe de Estado no se circunscribió a derribar un gobierno impotente ante la crisis económica. Sus consecuencias son más amplias. Realinan las fuerzas burguesas y del Estado en torno a la centralización autoritaria. Centralización necesaria para enfrentar la polarización creciente entre la concentración de riqueza y la expansión de la miseria. Y, por lo tanto, para responder a las tendencias de la lucha de clases y de la posibilidad del proletariado levantarse como dirección de la mayoría oprimida.

El camino para resistir y avanzar contra las tendencias antidemocráticas y autoritarias de la burguesía es el de organizar la lucha independiente de la clase obrera contra el Estado burgués y los capitalistas. Esta lucha comienza por enfrentar la implantación de la reforma laboral y de la tercerización. En concreto, los explotados están ante el desempleo, el subempleo y la destrucción de viejas conquistas. Tienen por delante la reforma de la previsión, que se reanudará en breve. Las privatizaciones y desnacionalizaciones necesitan ser encaradas por el movimiento obrero, campesino y popular. Es visible la necesidad de vincular la defensa de la economía nacional a la independencia nacional, frente al dominio del capital monopolista y de la opresión imperialista. El programa de estatización sin indemnización, por lo tanto, de expropiación revolucionaria del gran capital tiene que confluir con la revuelta de los explotados contra la situación de pobreza y miseria. Es necesario poner en el orden del día el no pago de la deuda pública y dirigir la gigantesca carga de intereses en favor de las fuerzas productivas, que deben ser controladas por la clase obrera.

La desorganización de la clase obrera, el retraso político y la prevalencia del colaboracionismo de clases en los sindicatos, ciertamente, han sido los grandes obstáculos para la lucha independiente.Objetivamente, está colocada la defensa sistemática de la estrategia de poder propio del proletariado, que se concreta en la forma del gobierno obrero y campesino, expresión de la dictadura del proletariado.En esta lucha, tenemos que trabajar, firme y cohesionadamente, por la construcción del partido marxista-leninista-trotskista. Es con esa arma que el POR convoca a los explotados y su vanguardia a combatir la política y los métodos burgueses reaccionarios que recaen sobre el PT y su liderazgo máximo.

¡NO A LA PRISIÓN DE LULA!

POR EL DERECHO DE LULA A PRESENTARSE.

POR UN TRIBUNAL POPULAR!

MANIFIESTO DEL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO / BRASIL