Trump apela al discurso fascista

por Patrick Martin//

En medio de un recrudecimiento de la guerra política en Washington, el presidente Trump dio un discurso el jueves en Huntington, estado de West Virginia, en el que realzó un conjunto de temas fascistas que la Casa Blanca ha estado desarrollando durante las últimas semanas.
Proclamándose el defensor de los mineros y otros trabajadores en contra de los inmigrantes, ambientalistas y grupos de “intereses especiales” que no nombró, Trump elogió al gobernador demócrata del estado, el multimillonario empresario del carbón, Jim Justice, quien anunció en el mitin que se iba a pasar al Partido Republicano.
Trump exhortó a otros demócratas a apoyar sus políticas derechistas y abandonar la campaña, impulsada por el aparato militar y de inteligencia, sobre la supuesta interferencia rusa en las elecciones del 2016. “La razón por la cual los demócratas sólo hablan sobre la completamente inventada historia de Rusia es porque no tienen un mensaje, una agenda ni una visión”, exclamó.
Esta caracterización del Partido Demócrata es de hecho certera. La maniática obsesión de los demócratas con la investigación sobre Rusia crea un vació político, sin una oposición oficial a la ofensiva de Trump contra los derechos democráticos y los triunfos sociales de la clase obrera.
Trump tiene en mente aprovecharse de esto a través de una retórica demagógica sobre la (inexistente) resurrección de la industria del carbón y el (ficticio) auge de empleos manufactureros. El primer “logro” de su gobierno al que se refirió puso de manifiesto el verdadero contenido de su programa económico: “el tope histórico del mercado bursátil”, el cual ha enriquecido a multimillonarios como Trump y el mismo Justice, pero que se ha dado a costa de empleos y de los niveles de vida de los trabajadores.
Trump mezcla este tipo de mentiras de que está luchando por la gente trabajadora con declaraciones demagógicas contra los inmigrantes y a favor de la ley y el orden, en las que destaca a los villanos tradicionales: “los terroristas islámicos radicales”, “los traficantes de drogas”, “los traficantes de personas”, “las viciosas y violentas pandillas”. En cuanto a los verdaderos responsables de las terribles condiciones de vida en regiones como West Virginia —las enormes corporaciones y bancos que han presidido despidos en masa, agresivos recortes salariales y una epidemia de opioides que se sigue esparciendo—, Trump no tuvo nada que decir.
Su visita a Huntington se suma a una serie de apariciones en público que han sido parte de una campaña de la Casa Blanca para movilizar, paso por paso, el apoyo que tengan entre policías, militares, fundamentalistas cristianos, racistas blancos y fascistas.
Mientras que el gobierno de Trump ha dejado entrever su empuje autoritario desde su discurso inaugural, durante las últimas dos semanas, se ha desenvuelto de forma calculada una estrategia política definida que comenzó con su discurso el 22 de julio ante las fuerzas navales en la inauguración del nuevo portaaviones USS Gerald Ford.
Trump se pronunció la semana pasada en Long Island, Nueva York, ante una audiencia de policías en uniforme, urgiéndoles tratar “bruscamente” a los sospechosos que arresten, particularmente aquellos asociados con las pandillas de inmigrantes latinos.
Entre otros llamados al racismo y la homofobia, Trump tuiteó su decisión de prohibir que las personas transgénero “sirvan en cualquier capacidad en el ejército de EE. UU.”. El Departamento de Justicia además adoptó la postura de que la discriminación homofóbica de parte de los patrones no viola ningún derecho civil, mientras que han aparecido informes de que arremeterá contra las universidades que tengan programas de acción afirmativa por participar en discriminación “anti-blanca”.
El lunes pasado, el nuevo jefe de personal del gabinete de Trump, el exgeneral marine John F. Kelly, fue juramentado, reemplazando a Reince Priebus, expresidente del Comité Nacional Republicano. Por primera vez en casi medio siglo, el puesto más alto de la Casa Blanca será ocupado por un militar.
El asesor político de Trump, Stephen Miller, compareció en una rueda de prensa de la Casa Blanca el miércoles para anunciar el apoyo del mandatario a una legislación que cortaría a la mitad el número de inmigrantes legales en EE. UU., implementando una nueva norma racista que favorece a los angloparlantes y a aquellos que las empresas quieren, en vez de sus familias.
Los llamados políticos de la administración se han distanciado más y más de una agenda legislativa o electoral. El enfoque es uno personalista, basado en la figura de Trump y en la construcción de un movimiento político a su alrededor.
La reaparición de Miller el miércoles, después de haber sido apartado varios meses tras la debacle del veto antimusulmán de Trump, puso de vuelta a los asesores más explícitamente autoritarios de la Presidencia en primera línea frente al público y la prensa. Durante la rueda de prensa, en un debate luego ampliamente publicitado con el reportero de CNN, Jim Acosta, Miller develó sin querer la conexión directa de la Casa Blanca bajo Trump y la derecha fascista.
El intercambio tocó el tema del famoso poema de Emma Lazarus que está impreso en la Estatua de la Libertad (que dice “Dame tus exhaustas, empobrecidas y empuñadas masas ansiosas de respirar libremente”). Miller contendió que el poema, “fue añadido después y no es parte de la Estatua de la Libertad original”. Como lo señalaron el Washington Post y el Jewish Daily Forward, esa afirmación reproduce las posturas que han circulado en círculos fascistas y neonazis este mismo año, como Rush Limbaugh en la radio, el líder del Ku Klux Klan, David Duke y el supremacista blanco, Richard Spencer.
Trump y sus asesores más cercanos están buscando explotar el generalizado disgusto hacia el Partido Demócrata como partido de la élite económica liberal, incluyendo secciones de Wall Street, con una postura completamente fraudulenta de Trump como el defensor del “hombre olvidado”, como lo manifestó durante su campaña electoral y nuevamente el jueves por la noche. Trump no tiene un programa económico que siquiera aparente abordar el aumento de la pobreza y la miseria social en las masas.
Los demócratas no han dicho nada sobre los llamados de línea fascista de Trump. Al contrario, han reforzado la campaña antirrusa. Se informó el jueves que el fiscal independiente Robert Mueller convocó un gran jurado especial como parte de su investigación sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones del año pasado y la colusión de Moscú con la campaña de Trump.
La publicación de filtraciones de información de la Casa Blanca y las agencias de inteligencia mantiene un ritmo sin precedentes. La más reciente fue del Washington Post, que hizo públicos transcritos de las conversaciones telefónicas de Trump con líderes mexicanos y australianos, dando una vergonzosa mirada al matonismo y doble juego que caracterizan sus comunicaciones con homólogos internacionales.
Estos ataques son el resultado de diferencias sobre política exterior dentro de la élite gobernante. Mientras que Trump ha buscado apaciguar a sus críticos, como con la aprobación reciente de nuevas sanciones contra Rusia, también busca movilizar a sus simpatizantes ultraderechistas y ejercer presión de vuelta contra sus opositores.
El Partido Demócrata no hará nada para oponerse a su movilización de elementos ultraderechistas y de tendencia fascista para atacar a los inmigrantes y deshacerse de los derechos democráticos. Las críticas de los demócratas se limitan al encasillamiento del aparato de seguridad nacional: es indulgente con Rusia y actúa erráticamente, se preocupa por los intereses financieros de su familia y no por los intereses de Wall Street y el imperialismo norteamericano en su conjunto.
Al mismo tiempo, están dispuestos a colaborar con Trump, particularmente en la “reforma fiscal”, la cual promete nuevas ganancias exorbitantes para la élite corporativa y financiera.
La batalla en contra de la ultraderecha y en defensa de los derechos democráticos es la lucha por unir a todos los sectores de la clase obrera —sean blancos, negros, hispanos, asiáticos, indios americanos o inmigrantes— con base en los intereses comunes de clase, en defensa de los empleos, los niveles de vida y en oposición a la creciente amenaza de otra guerra imperialista. Esto sólo es posible mediante la movilización independiente de la clase obrera contra ambos partidos de las grandes empresas, el demócrata y el republicano, y por un programa socialista e internacionalista.

También te podría gustar...