Estados Unidos camino al fascismo: Corte Suprema aprueba órdenes antimusulmanas de Trump

por Tom Carter//

La decisión de la Corte Suprema del 26 de junio de permitir la imposición del veto antimusulmán promulgado por Trump es uno de los casos más importantes en la historia de la institución. Después de que algunos tribunales federales inferiores bloquearan la flagrantemente discriminatoria orden ejecutiva de Trump, la Corte Suprema intervino para regalarle una victoria.

La opinión escrita de la corte es de particular importancia, no porque exhiba un razonamiento jurídico brillante ni por su profunda reafirmación de algún principio democrático. Es un documento deslucido y desinteresado de tan sólo trece páginas. Se nota que constituye un compromiso político y que el “razonamiento jurídico” de la decisión fue una burda improvisación para justificar un resultado predeterminado.
El documento prescinde de todo sentimiento democrático reconocible. Anuncia simplemente que “la balanza se ha inclinado a favor de la obligación del gobierno de encargarse de la seguridad de la nación”.
La decisión de la Corte Suprema es una señal que, después de un largo atardecer, se avecina el ocaso de todo lo que aún pueda llamarse democracia estadounidense. La asociación histórica de la élite política estadounidense con una cierta cultura política, ciertas instituciones y tradiciones democráticas, heredadas de la Revolución Estadounidense y la Guerra Civil, ha pasado sobre el horizonte; ya no es una realidad.
Donald Trump, de forma estridente y de mal gusto, proclama cuál va a ser la nueva realidad. Con sus apelaciones a intolerancia y prejuicios, Trump expresa el estado de putrefacción del sistema social del país. Todo lo que se encuentra enfermo en el capitalismo estadounidense, incluyendo la delincuencia, la ignorancia, la rapacidad, el narcisismo y la cleptomanía de la clase gobernante, ha sido vomitado por el sistema en la forma de tan vulgar imbécil. La llegada de Trump al poder pregona una nueva era de guerras, represión, contrarrevolución social y lucha de clases.
La comparación de la decisión del lunes con la notoria decisión de la Corte Suprema de 1944 en el caso Korematsu v. Estados Unidos es totalmente justificada. En ese caso, una mayoría de los jueces, a raíz de consideraciones militares, ratificó la legalidad de las prohibiciones de residencia, los campos de internamiento y los toques de queda para las personas de ascendencia japonesa. Una vez más, la Corte Suprema ha autorizado la discriminación basada en la nacionalidad.
Pero a diferencia de Korematsu, hoy día, ni siquiera hay jueces disidentes que protesten tales injusticias contra una hostigada minoría. La decisión de Korematsu, al menos, contuvo la famosa disensión del juez Frank Murphy, quien llegó a la conclusión: “Estoy en desacuerdo, por lo tanto, con esta legalización del racismo. La discriminación racial, en cualquiera de sus formas y en cualquier grado, no tiene justificación alguna en nuestra forma democrática de vida. Es poco atractiva en todo entorno, pero es completamente repugnante en un pueblo libre que ha adoptado los principios enunciados en la Constitución de Estados Unidos”.
¿Dónde están los disidentes hoy? En el año 2017, la única disensión en la Corte Suprema proviene de la extrema derecha. La controversia es entre seis integrantes que permitirían que la prohibición contra los musulmanes entre en vigor excepto para aquellos con algún “relacionamiento bona fide [de buena fe]” en EE.UU. y tres jueces que lo buscaban aprobar sin restricciones.
No está claro si los decretos antimusulmanes son peores con o sin la salvedad de “relacionamientos bona fides”, respaldada por el ala supuestamente liberal del tribunal. Esta excepción les concede una autoridad aún más caprichosa a los funcionarios de inmigración de Trump. ¿Considerarían a un refugiado sirio, sin dinero, desesperado y con familiares en Los Ángeles alguien con “relacionamientos bona fides”? ¿Recibiría el mismo trato un empresario rico con socios en Wall Street?
La decisión de la Corte Suprema no se basa en leyes, sino en mentiras y prejuicios. Según los datos recopilados por el profesor de la Universidad de Carolina del Norte, Charles Kurzman, un gran total de cero de los extremistas musulmanes que han llevado a cabo ataques terroristas dentro de EE.UU. vinieron de los países incluidos en la orden ejecutiva de Trump.
Si bien los medios de comunicación prefieren utilizar el término “veto a viajes”, tanto los opositores como los que simpatizan con los decretos ejecutivos de Trump reconocen que fueron motivados por una intolerancia contra los musulmanes. Durante su campaña presidencial, Trump declaró que impondría un “cierre total y completo de EE.UU. para los musulmanes”, y se ha referido frecuentemente en sus mítines a una “selección extrema” de musulmanes. El asesor de Trump y exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, ha alardeado públicamente que él fue consultado en la redacción de un instrumento de persecución contra musulmanes que superara un escrutinio legal.
En enero, el anuncio del veto fue recibido con grandes protestas, mientras que la mayoría de los estadounidenses se opone a las medidas antimusulmanes. En estas manifestaciones, algunos de los mejores carteles decían cosas como: “Primero vinieron por los musulmanes”. Muchos de los que participaron en estas protestas expresaron un entendimiento de que esta prohibición contra musulmanes es más que un ataque a una minoría en particular, sino que constituye un ataque contra los derechos democráticos fundamentales en su totalidad, un intento para dividir y conquistar, y un precedente para represiones futuras.
En última instancia, el blanco del aparato represivo es la clase obrera, la gran mayoría de la población, la que está excluida de la vida política y está cada vez más enojada con las políticas al servicio de la oligarquía y sus riquezas.
Steve Bannon y Stephen Miller, los asesores de tendencias fascistas de Trump que redactaron los decretos antimusulmanes, tienen un método. Como los reaccionarios del siglo pasado, están fomentando deliberadamente el atraso, el oscurantismo y los prejuicios, y buscan canalizarlos en una dirección política reaccionaria. Trump mismo, según un artículo de 1990 en la revista Vanity Fair, mantenía un libro de discursos de Hitler en su mesa de noche.
Los comentaristas de “izquierda” y “progresistas” de Estados Unidos, quienes se encuentran en una negación completa acerca de la profundidad de la crisis, están llamando a la complacencia en respuesta al fallo de la semana pasada. Estos individuos, quienes están alineados con el Partido Demócrata, intentan ocultar la vergonzosa capitulación del “ala liberal” de la Corte Suprema, incluyendo a los jueces nombrados por Obama, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.
El día después de que entrara en uso el veto, el New York Times, que funciona como portavoz del Partido Demócrata y la CIA, escondió la noticia, enfocándose en cambio, en el alboroto mediático sobre los tuits de Trump que atacan a los anfitriones del canal MSNBC, Mika Brzezinski y Joe Scarborough.
Estas son las mismas capas sociales que afirman cada otro año que votar por los demócratas es necesario para orientar a la Corte Suprema a la izquierda. Obsesionado con las políticas de identidades y ciego a la realidad social, el periódico celebró con entusiasmo el nombramiento en el 2009 de “la primera hispana y tercera mujer en integrar la Corte Suprema”, como comienza uno de sus artículos. Tras la decisión unánime a favor de Trump el lunes de la semana pasada, esta gente ahora sólo encoge los hombros y da excusas.
El propio Partido Demócrata, dedicado a su campaña reaccionaria contra Rusia, no tiene interés en alentar ninguna oposición popular a las órdenes ejecutivas antimusulmanes o antiinmigrantes de la Casa Blanca.
La decisión del Tribunal Supremo surge a raíz de décadas de continuos ataques contra los derechos democráticos y el estado de derecho, sea en gobiernos demócratas o republicanas. En particular, la decisión fue hecha posible principalmente por el empuje bipartidista de la última década y media para la librar la “guerra contra el terrorismo”, con asesinatos y tortura de Estado, rendiciones extraordinarias, poderes dictatoriales al ejecutivo, comisiones militares, policía militarizada, impunidad oficial, sitios de ciudades completas, espionaje interno, secretos de Estado, persecuciones de los denunciantes y xenofobia ultranacionalista. Este período también ha sido testigo de una contrarrevolución social dentro del país que ha aumentado dramáticamente la desigualdad social, además de las sangrientas aventuras militares estadounidenses en el extranjero.
Se deben tomar conclusiones acordes a la severidad de la decisión de la Corte Suprema de la semana pasada. Nuestra época no empatiza con acciones a medias o concepciones nebulosas. Quienes protesten contra las órdenes ejecutivas antimusulmanas de Trump se enfrentan a más que un multimillonario y su cuadrilla de asesores fascistas. Se enfrentan al aparato político podrido entero, a la clase dirigente capitalista y a sus sirvientes. La incipiente insurgencia contra el régimen de Trump tiene que unir las luchas contra las guerras imperialistas, la desigualdad y la represión como parte de un movimiento político de masas, independiente de los demócratas y los republicanos, y en contra del agónico sistema social, político y económico mundial enfermo.

También te podría gustar...