Ni Trump, ni Acuerdo de París: la solución al cambio climático es el socialismo

por Bryan Dyne//

La decisión de Trump de retirarse del acuerdo de París sobre el cambio climático es una más de una creciente lista de acciones que ejemplifica el carácter totalmente reaccionario de su administración.

Detrás de la retórica pseudopopulista de “EE.UU. ante todo” de su discurso el 1 de junio, el cual llevaba todas las marcas de tendencia fascista del jefe de personal de Trump, Stephen Bannon, se encuentra el mensaje de que no tolerará siquiera la fachada de algún límite a las operaciones rapaces de la aristocracia financiera y corporativa. Si la Tierra queda envenenada y quemada como resultado, que así sea.
Los rivales nacionales e internacionales de Trump aprovecharon la ocasión para presentarse como defensores del medio ambiente. Los editoriales en los diarios New York Times y Washington Post llamaron la acción de Trump “miope” y “contraproducente”. En Europa, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, emitieron un comunicado conjunto declarando que el acuerdo no será renegociado, llamándolo “un instrumento vital para nuestro planeta, sociedades y economías”.
Sin embargo, tales críticas tienen menos que ver con el tema del cambio climático —ni mencionar con medidas serias para frenar el calentamiento de la Tierra— que con disputas nacionales e internacionales entre diferentes facciones de la clase gobernante. Con Alemania a la cabeza, las potencias europeas han utilizado el abandono estadounidense del acuerdo de París para robustecer la defensa de sus propios intereses económicos y geoestratégicos ante el ahondamiento de la brecha transatlántica.
En EE.UU., la crítica de las acciones de Trump se confluye con la férrea contienda que está siendo librada dentro de los grupos de poder alrededor de cuestiones de política exterior. Samantha Gross del Instituto Brookings figuró esto cuando calificó la decisión como un “error de política exterior enorme” que socavaría la posición global de EE.UU. Manifestó esta inquietud: “¿Podría China buscar llenar el papel de liderazgo que está desocupando Estados Unidos?”.
El cambio climático es una amenaza real que requiere acciones urgentes. Se ha entendido desde el primer informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC; Intergovernmental Panel on Climate Change ) en 1990 que el calentamiento global es el resultado de las emisiones a la atmósfera terrestre de carbono (principalmente dióxido de carbono y metano) proveniente de la actividad industrial y agrícola humana. Desde entonces, los informes de un grupo científico tras otro han concluido de forma unánime que sólo es posible evitar consecuencias catastróficas con medidas inmediatas y del máximo alcance.
Los mismos problemas que fueron predichos hace treinta años ya se manifiestan. En el registro existente de 136 años, 16 de los 17 años más calientes son aquellos desde el 2001. Mayores sequías y olas de calor han interferido con la producción agrícola del mundo. La selva amazónica casi se incendia en 1998, el 2005 y el 2007 debido a un clima más seco y caliente. El nivel del mar ya ha comenzado a subir, causado por el calentamiento de los océanos y la expansión del agua al calentarse. Esto, a su vez, ha agravado las inundaciones que acompañan a los huracanes y tifones.
El blanqueo de corales —inducido en los corales por las temperaturas más cálidas del océano y la mayor acidez oceánica— ya ha matado casi la mitad de la Gran Barrera de Coral, una parte clave de la cadena alimentaria y el equilibrio ecológico en general. Los glaciares en la Antártida y Groenlandia están cayéndose al océano, lo que eleva inmediatamente los niveles del mar y altera los patrones climáticos en todo el mundo. Se están extinguiendo más especies conforme sus hábitats son transformados de forma repentina o se introducen nuevas enfermedades, las cuales prosperan en climas más calientes.
La gravedad de la situación se destaca muy por encima de las medidas acordadas por las potencias capitalistas. De hecho, el acuerdo de París, generalmente precedido con la palabra “hito” cuando se menciona en la prensa, es ineficaz. Consiste en promesas no vinculantes con el objetivo de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2 grados centígrados, un poco más de dos veces el nivel actual de calentamiento.
En el momento de su adopción en el año 2015, el reconocido climatólogo, James Hansen, lo caracterizó acertadamente como un “fraude” y una “impostura”. Que el acuerdo de París cuente con el apoyo de los principales gigantes corporativos, incluyendo empresas de energía como Exxon Mobil, lo dice todo sobre su verdadero carácter.
El protocolo de Kioto de 1997, que fue sustituido por el acuerdo de París, también era insuficiente y fracasó porque las grandes potencias capitalistas, lideradas por EE.UU., rechazaron sus objetivos vinculantes. En negociaciones antes del acuerdo de París, el entonces presidente Barack Obama, a quien le gustaba dar floridos discursos sobre el peligro del cambio climático, insistió en que EE.UU. no podía quedar legalmente obligado a tomar ninguna acción en el nuevo acuerdo climático.
Para encarar de verdad el cambio climático es necesaria una reorganización trascendente de la vida económica a escala mundial. La producción energética debe pasar de una que utiliza combustibles fósiles a otra que dependa de energías renovables. Esto, a su vez, requiere un esfuerzo internacional, con una inversión masiva en infraestructura, el desarrollo de las tecnologías actuales y la investigación de nuevas ideas, en vez de derrochar miles de millones de dólares en guerras y el enriquecimiento personal de multimillonarios alrededor del mundo.
Existe la tecnología para resolver estos problemas y aumentar el nivel y la calidad de vida de la población mundial. Sin embargo, no es posible hacerlo bajo el marco del sistema capitalista.
Los esfuerzos para enfrentar el cambio climático entran en conflicto con las dos contradicciones fundamentales del sistema capitalista mundial: la contradicción entre una economía mundial y la división del mundo en Estados nación y aquella entre una producción socializada y la subordinación de la vida económica a la acumulación de lucro privado.
El hecho que la humanidad haya llegado al punto en el que sus acciones tienen un profundo impacto en los patrones del clima global es una expresión del enorme desarrollo de las fuerzas productivas. Sin embargo estas fuerzas productivas siguen atrapadas dentro de un sistema socioeconómico anticuado e irracional. Su desarrollo futuro, con base en la razón y la ciencia, exige una reorganización completa de las relaciones sociales.
Las mismas contradicciones del sistema capitalista que bloquean un abordaje serio también producen las guerras imperialistas que amenazan a todo el planeta y el crecimiento de la pobreza, el desempleo y la desigualdad social. Al mismo tiempo, estas contradicciones están radicalizando políticamente a los trabajadores de todo el mundo.
Como todo otro problema importante que enfrenta la humanidad, el cambio climático es fundamentalmente una cuestión de clase. Es la clase obrera la que va a sufrir la peor parte del impacto del calentamiento global. Es la clase obrera la que es objetivamente una clase internacional y que cada vez más se define por ello. Son los intereses sociales de la clase obrera los que se concentran en derrocar el capitalismo, abolir la propiedad privada de los medios de producción y establecer un sistema económico basado en la satisfacción de la necesidad humana, incluyendo un medio ambiente seguro y sano.
Los peligros causados por el calentamiento global pueden encararse solamente a través de una lucha política por la clase obrera internacional contra el anárquico y atrasado régimen capitalista. Sólo de esta manera se podrá reorganizar racional y científicamente la economía mundial y evitar una catástrofe ambiental. En resumen, la solución al cambio climático es el socialismo.

También te podría gustar...