El Obsceno Regalo de ASEXMA

La palabra obsceno proviene del latín Obscenus, cuyo significado más antiguo era siniestro, funesto, de mal augurio, algo terrible y que, por tanto, no es grato de ver, se relaciona con la visión de sucias impurezas en los sacrificios y ritos augurales. Con el tiempo este adjetivo llegó a significar algo vergonzoso, inmoral o sucio, que no debe ser contemplado.

Por Zenón Pereyra

 

Calificar al regalo de una muñeca inflable con un cartel pegado en la boca con el mensaje “para estimular la economía”, hecho por el “progresista” empresario y presidente de ASEXMA, Roberto Fantuzzi, al ministro de Economía Luis Felipe Céspedes; de obsceno resulta completamente adecuado.

Y lo es, no solo por el hecho simbólico evidente de mostrar la reducción del cuerpo de una mujer –el 50% de la población- a la condición de objeto, mostrando clara y evidentemente los rasgos sexistas de la gran burguesía, sino también porque se trataba de un ritual, ejecutado en uno de los templos del poder de la burguesía nacional, donde se reúne periódicamente ASEXMA -uno de los más poderosos gremios empresariales del país-  donde dos de los probables candidatos del oficialismo  José Miguel Insulza y Alejandro Guillier, debían cumplir con el rito de mostrar su obsecuencia con el empresariado nacional.

En medio de este rito y entre las risotadas de los oficiantes, el ministro Céspedes y los candidatos, no logran observar el mal augurio, el presagio funesto que acababan de contemplar. Solo se percatan de él cuándo el hecho privado de ofrendar un cuerpo – objeto de placer sexual, simbolizando el objeto – sujeto de placer económico. Se trasmuta, medios sociales mediante, en un escándalo nacional, que concita la reprobación del cuerpo social.

De lo que se trata, y aun no aquilatan adecuadamente lo ocurrido es que el mal augurio consiste en que su visión de la realidad choca cada vez más violentamente, con la visión del conjunto de la sociedad. Cada vez es más claro que su visión del mundo es contraria a la del conjunto de la sociedad. Ellos, los empresarios y sus esbirros políticos están comprometidos con la cosificación no solo de la mujer, sino de los trabajadores, mientras fetichizan la economía y el mercado.

Claro que al día siguiente se deshicieron en excusas, algunas impresentables como la del propio Roberto Fantuzzi quien dijera “están exagerando, hay cosas peores” o de la flamante presidenta de la UDI Jacqueline Van Rysselberghe quien exclamo; “Me parece de un mal gusto increíble frivolizar con la economía”. Mostrando que ser mujer no tiene ninguna relevancia a la hora de mostrar conciencia de género. Mientras Guiller e Insulza mantienen un cauto silencio.

Una primera consecuencia de la obscenidad realizada; Roberto Fantuzzi debió renunciar a la presidencia de ASEXMA, entretanto el mal augurio ronda las candidaturas de la Nueva Mayoría. Pero los malos augurios para los poderosos siempre son buenos augurios para los trabajadores.

También te podría gustar...