Aliada a la Derecha Bachelet Derrotó a los Trabajadores Públicos

Finalmente Bachelet logro su objetivo, en una tensa jornada, tras múltiples carreras por los pasillos del congreso, donde se presionó al máximo a los parlamentarios oficialistas, mientras más de 1.500 trabajadores apostados en los alrededores del congreso coreaban sus demandas, logro imponer el 3,2% de reajuste. Sin embargo el triunfo no fue total, un porcentaje importante de los diputados de la nueva mayoría rechazaron nuevamente el proyecto, por lo que el gobierno debió recurrir en ambas cámaras al apoyo de la derecha.

Por Osvaldo Costa

Partido Socialista de los Trabajadores

 

El gobierno hizo gala de una extrema intransigencia ante los trabajadores, manteniendo durante todas las negociaciones el 3,2% de reajuste. Resulta notable esta intransigencia, tomando en cuenta que cuando se negoció el proyecto de reforma de la educación, la reforma laboral o la reforma tributaria, mostró una flexibilidad extrema. La diferencia, claro, se encuentra en que en un caso se negociaba con el empresariado, y en esta última negociación se trataba de los trabajadores.

Aunque Esteban Maturana dirigente de la CONFUSAM afirmo “… Bachelet ha traicionado los principios del socialismo… lo que constituye una clara traición a los trabajadores de chile” En la realidad Bachelet hace bastante tiempo que se ha distanciado de cualquier veleidad socialista, su figura, que viene cayendo en picada desde el destape de el escandalo Caval, ha quedado completamente desacreditada, aunque ha realizado el esfuerzo de ocultarse tras el Ministro de Hacienda.

Como planteó el diputado Macaya (UDI) “Se llega a la conclusión que la Nueva Mayoría se acabó como coalición política… tuvo que ser la oposición la que diera sus votos favorables para que el gobierno pudiera sacar su posición”. El conglomerado oficialista, luego de la lucha de los estatales profundiza su crisis, queda definitivamente fracturado, y el gobierno es incapaz de dirigirlo. De aquí en adelante deberá transar con la derecha cualquier iniciativa.

Por otra parte, la principal carta de recambio de la NM en la próxima contienda presidencial, Guillier, mostró cuan progresista es, disciplinándose con el gobierno… y con la derecha, votando contra los trabajadores estatales, dándonos un anticipo de lo que sería un gobierno suyo.

El principal damnificado en esta contienda fue, qué duda cabe, el PC, quien primero tuvo un desliz izquierdista, rechazando el proyecto en la histórica jornada del 97 a 0 contra el proyecto. Pero luego de ser duramente reprendido por la DC opto por volver a sus carriles habituales. Guillermo Tellier haciendo uso de la dialéctica explicó que primero votaron en bloque a favor del proyecto, porque no estaban de acuerdo ni con el porcentaje de reajuste, ni con los bonos propuestos, y luego cuando se votó el proyecto en particular se abstuvieron, porque es igual abstenerse que rechazar. Así que queda claro es que para el PC cuando hay que optar entre los trabajadores en lucha y un gobierno pro patronal, se abstiene.

El saldo de la jornada de lucha

Un triunfo pírrico del gobierno de Bachelet, para sacar su proyecto contra los trabajadores, debió aliarse a la derecha, cosa que por otra parte no parece molestarle mucho.

Las fracturas de la Nueva Mayoría se mantienen y profundizan, la incapacidad del gobierno para dirigir a sus huestes está reducida a casi cero, a menos que se trate de alguna ley dictada y financiada por los empresarios, donde el acuerdo es total.

Se profundiza el deterioro de la imagen del gobierno, que queda marcado como un gobierno contra los trabajadores. Lo que sin duda se reflejara en las votaciones a presidente y senatoriales del próximo año.

Un nuevo triunfo de la derecha, que desde las elecciones viene cosechando éxitos, gracias al gobierno de la NM.

También te podría gustar...